Este bonito pino melis viejo presentaba los daños típicos de no haberse tocado en 20 años, no eran graves, pero estéticamente, pedía una renovación, el cambio fue muy notable.