En las cercanías a la Puerta de Alcalá, se reconstruyó este bonito suelo, tarima pino melis viejo con taco roble blanco, desde una solera clásica. Es un placer participar en la conservación de suelos así.